16 jul. 2014

Helado de café

El cappuccino es una de mis bebidas calientes preferidas. En invierno siempre lo desayuno con galletas. Pero ahora, con estos calores, no me apetece tomar nada caliente y he hecho una versión refrescante y con más calorías.

¡Helado!


Este mes, cuando me enviaron la Degustabox, vi los sobres de cappuccino y enseguida supe que iba a hacer con ellos.
¿Aún no conocéis Degustabox? Es una caja de productos de alimentación que se envía mensualmente. Este mes hemos recibido además del café: caldo de pescado de Aneto, una sal muy rica de Costa, bebidas, pan con avena de Recondo, infusiones de Hornimans y muchos productos ricos. ¡Mola un montón!

Si queréis comprar una cajita, este mes, con el código 9C3NL podéis comprar la caja por 9.99 en vez de los 14.99 que cuesta habitualmente. ¡Aprovechad el descuento que la caja merece la pena! Además, los gastos de envío van incluidos.
Podéis seguirlos en Facebook y Twitter.


El helado podéis hacerlo con y sin heladera. Yo aproveché para estrenar mi nueva heladera del Lidl. Si, esa que nos hemos comprado la mitad de las blogueras que no la teníamos y ahora tenemos un cacharro maravilloso más.

Tiene un sabor intenso a café, pero también un punto dulzón por la vainilla que le he puesto. ¡Está de vicio!
Además, no lleva huevo y se puede hacer también con descafeinado sin ningún tipo de problema

¡Y ahora vamos con la receta!

Helado de café

Ingredientes:
300ml de nata para montar
60g de azúcar
300ml de leche
1 cucharada sopera colmada de maicena
3 sobres de café Cappuccino de Nescafé
Una cucharada de vainilla en pasta

Elaboración:
Mezclamos la mitad de la leche con una cucharada sopera de maicena y reservamos.
Con el resto de la leche, hacemos el café calentando la leche y mezclando los sobres.
Llevamos a ebullición la nata para montar, el azúcar, la leche con el café y la cucharada de vainilla en pasta.
Cuando hierva, añadimos la mezcla de la leche con la maicena y seguimos removiendo.
Espesará un poco y ahí lo dejaremos enfriar.
Guardaremos la mezcla en la nevera mínimo, 4 horas.
Después, meteremos en la heladera unos 40 minutos o lo que os marquen las instrucciones del fabricante.
Sino tenéis heladera, metéis la mezcla en el congelador y vais batiendo cada hora, durante las tres primeras horas, para que así no se formen cristales.




¿Rico, verdad?


Este helado es una excusa perfecta para desayunar... No me digáis que no. Igual son cosas mías. O para tomar el café a media tarde y bien fresquito. Que el café con hielo se queda aguado y este helado está cremosito y riquísimo.


¡Espero que os haya gustado! ¡La próxima semana más y mejor! ¡Besotes a todos!

3 comentarios:

  1. Ay! Estuve a puntito de comprar la heladera del Lidl! Pero al final me contuve, no me queda ni espacio ni dinero jajaja. El helado tiene una pinta maravillosa, parece super cremoso!!
    Besos dulces!

    ResponderEliminar
  2. Yo cambiaría ahora mismo mi vaso de neskuit, que me tomo todas las mañanas, por una buena copa de este helado! Madre mía que buena pinta tiene.
    Un besote y disfruta del verano!

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!