1 sept. 2012

El Red Velvet que se convirtió en Jack

¿Recordáis el post de ayer en el que explicaba cómo hacer un Red Velvet en una lata de conservas? Pues se convirtió en una tarta fondant de Jack...

Cuando me puse a hacer la tarta no hice fotos, pero voy a explicar paso a paso cómo lo hice...
Una vez tuve la tarta fuera del horno, me aseguré de que estuviese fría para cortarla y la corté en tres capas.
Com era un Red Velvet y está buenísimo así, me pareció una locura ponerle almíbar, y no lo hice.
Tampoco llevaba ganache de chocolate, sino un frosting de vainilla y queso en crema, tipo philadelphia. Quedó muy cremosa y con bastante sabor a vainilla, la verdad, pero estaba rica y no excesivamente dulce, que para eso ya está el fondant!
Os enseño un corte de la tarta para que veáis que si queda cremosa y buena!


La empecé a montar sobre un cartoncito bien limpio y fui poniendo todo el frosting que me apeteció, pero preocupándome porque no quedasen las capas muy gruesas. Después, cuando ya estaba untada la metí en la nevera en una quesera y me puse manos a la obra con el fondant!
Hice las figuras fijándome en una imagen de la cara de Jack que tengo en la habitación y bueno, no me quedó perfecta, pero horrible horrible tampoco.
Las dejé secar un buen rato mientras hacía el fantasma blanco que cubre la tarta.
Cubrí la tarta y pegué los ojitos, la nariz, la boca y los demás detallitos y me entró el dilema... ¿Nevera o no nevera? ¿La dejo fuera hoy que hace fresquito? Y empezó mi odisea...
Primero la metí en la nevera dentro de la quesera y a la hora estaba un poco sudada y la saqué la velocidad de la luz... La dejé fuera y como mi padre se puso a hacer la cena, la sacó a la terraza un momentín, justo cuando se puso a llover! Ahhhhh! Otra vez la tarta para dentro, hasta que la metí en una caja de zapatos y la dejé fuera de la nevera, a buen recaudo hasta que al día siguiente la entregué. Y si, Jack llegó perfecto, blanquito y sonriente!
Y bueno, el resultado final es éste...


Mirad lo pequeña que era que cabía en una mano...


Y ahora, un detalle de la tarta...



Espero que os haya gustado! Yo doy fe de que la tarta estaba buena y llegó en perfecto estado!

Y para acabar os dejo con un vídeo de Jack... No es Navidad, pero es tan majo él, que no me he podido resistir!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!