28 ene. 2015

Galletas de chocolate con escamas de sal

La receta que os traigo hoy la tengo bien guardada desde este verano cuando descubrí que había unas galletas que me moría de ganas por probar.

Son galletas de chocolate con escamas de sal. ¡Las galletas de Paul & Pippa hechas en casa!


Este verano leí  un post de El Comidista en el que mostraban estas galletas y quise probarlas, quise hacerlas y quise todo.

Son unas galletas muy sencillas pero cargadas de sabor. El puntazo que le dan las escamas de sal es genial y te hace querer seguir comiendo.

Esto es peligroso. Preparé esta receta doble y a día de hoy en mi casa no queda ni una pobre galleta.

Y lo mejor de todo, o lo peor según si miras tu felicidad o tus michelines, es que volvería a hacerlas y me las zamparía sin miramiento alguno de nuevo.


Se parecen mucho a las originales y si utilizáis buenos ingredientes (como pasa en las galletas de verdad), tendréis unas galletas de auténtico lujo.

En mi opinión, estas son las mejores de todas las que venden, pero podéis encontrar una gran variedad en galletas dulces y también saladas (las de tomate están brutales).


Galletas de chocolate con escamas de sal

Ingredientes:
80g de mantequilla
60g de azúcar moreno
1 cucharadita de sal en escamas
100g de harina de espelta integral
15 de cacao en polvo
3g de levadura química
20g de aceite de oliva

Elaboración:
Mezclamos la mantequilla fría y cortada en cubitos con la levadura y la harina hasta formar una pasta grumosilla.
Añadimos el azúcar, el cacao y la sal y volvemos a amasar hasta obtener una mezcla firme y más consistente.
Por último añadimos el aceite y amasamos hasta que esté bien integrado. La masa queda pringosilla, eso si.
Dejamos enfriar unos 10 ó 15 minutos en la nevera.
Pasado el tiempo de enfriado hacemos un tubo o rollo con las galletas, con la ayuda del papel film y guardamos unos 30 minutos en el congelador.
Cortamos moneditas muy finitas y horneamos con calor arriba y abajo a 170ºC durante unos 6 minutos.

La receta se publicó en El Comidista y es de Paul & Pippa.






Si que es cierto que no son tan bonitas como otras galletas, y que tampoco son todas iguales. Pero cuando comáis una se os van a abrir los ojos como platos y  las querréis comer sin compartirlas con nadie.


Espero que os hayan gustado. Os animo a probarlas, de verdad. Si no queréis cocinarlas, solo tenéis que ir a comprarlas a alguna tienda muy chachi o al Corte Inglés. Mientras os animo a que echéis un vistazo a su web para que vayáis abriendo boca.

¡Muchos besos y hasta el próximo miércoles!


4 comentarios:

  1. Hola Sheyla, yo utilizo mucho la harina de espelta, así que me apunto la receta, tienen muy buena pinta. Un besico y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Nos encantará probarlas con ese toque de sal que seguro quevlas hace muy especial! Besis

    ResponderEliminar
  3. Acabo de desubrir tu blog y me encanta! Ya tienes una seguidora más :) Si quieres puedes pasarte por el mío, justo estoy empezando en este mundillo dulce de la repostería :) Un saludo! http://dolceamarenabcn.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!