12 mar. 2014

Red Velvet

Habréis leído el título del post y pensado... ¡Qué poco original es esta chica!

Seguramente si, pero es una receta de las de siempre, y he querido volverla a hacer.


Siempre que había probado estos bizcochos en diferentes recetas, siempre había encontrado una pega, por pequeñita que fuese.

He hecho bundt cake y también cupcakes, y la receta de hoy la he hecho en cupcakes y bizcocho. Y me encanta...


El Red Velvet es un bizcocho que siempre gusta a todo el mundo, pero a mi me faltaba un punto aún más esponjoso.

Yo si quiero algo más suave y esponjoso uso la maicena, que me chifla.


Las personas que han probado la receta, se han quedado muy contentas con el resultado. Incluso gente reacia que, al ver el color rojo, no se atrevió, luego pidió más.

Y he hecho en dos semanas, dos tartas y he perdido la cuenta de los cupcakes. Por tanto, desde mi punto de vista goloso, la repetiría más veces y volvería a comerla con las mismas ganas.

Red Velvet (receta para unos 14 o 16 cupcakes)

Ingredientes:
120g de aceite de girasol
320g de azúcar blanco
2 huevos grandes (L)
280ml de leche más tres cucharadas soperas de zumo de limón
240g de harina de trigo
80g de harina de maíz (maicena)
50g de cacao en polvo
Un par de cucharadas de vainilla en pasta
Una cucharada de bicarbonato
Una cucharada y media de vinagre blanco (manzana o vino blanco)
Colorante rojo al gusto

Elaboración:
Mezclamos la leche con las dos cucharadas de zumo de limón y reservamos para que se corte.
Si tenemos buttermilk, este paso nos lo podemos saltar.
Tamizamos el cacao con las harinas.
Mezclamos el aceite con el azúcar y la vainilla.
Añadimos el huevo y volvemos a mezclar.
Vamos intercalando la harina y la leche con limón en la mezcla. Es decir, ponemos un poco de harina, un chorrito de buttermilk, y batimos. Volvemos a añadir harina y así.
Mezclamos el bicarbonato con el vinagre y cuando haga burbujitas, como si estuviésemos haciendo un experimento en el cole, lo agregamos a la mezcla sin dejar de batir.
Por último, añadimos el colorante rojo, a nuestro gusto.
Rellenamos las cápsulas y horneamos, en horno precalentado a 170 o 180ºC durante unos 22 minutos aproximadamente.



Y ahora, para despedirme, os cuento que participo en Rebañando, y subo allí mis recetas. Además, han publicado una entrevista que me hicieron y todo. 

Vuelvo el próximo día con otro sitio para engordar la lista de rutas dulces. Sé que ya lo he preguntado, pero... ¿tenéis alguna preferencia sobre los sitios que os enseño?

¡Muchos besos a todos!



3 comentarios:

  1. Sheyla, pues tengo muchas ganas de hacer Red Velvet, a mi tampoco me entraba por los ojos, pero luego está buenísimo, con crema de queso (hizo mi suegra hace poco). Te han quedado estupendos. Enhorabuena por tu colaboración. Un besico y feliz jueves.

    ResponderEliminar
  2. Pues el red velvet es un clásico entre los clásicos que nunca defrauda así que se agradece mucho la recetita Sheyla!! Me encanta como te han quedado y el toque romántico que le has dado a las fotos con ese papel partitura tan precioso!
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!