13 feb. 2013

Cookies viajeras...

Mañana, por fin, me voy a Barcelona. ¡Qué larga se me ha hecho la espera! ¡Y qué ganas tengo de llegar!
La receta de hoy, son unas cookies muy ricas que llevaré mañana en la bolsa de viaje. Espero no comérmelas antes de llegar...


Como voy a casa de Román, llevo algunas cositas para él y sus compañeros de piso. He hecho una tableta de chocolate grandota (pesa medio kilo) con Oreo. Además, he hecho unos muffins de chocolate y otros de zanahoria.
Y estas cookies. Al él, le encantan. Es capaz de beberse un brick entero de leche mojando las galletas. Y me pidió que se las hiciera. Y claro, no le iba a decir que no si a mi también me gustan mucho.


Como mañana es San Valentín, estas galletas son mi aportación a este día. Creo que regalar galletas a una persona que le gustan mucho, es regalarle tu cariño... Y más si las has hecho con mucha ilusión.

La receta original es de Martha Stewart, y la podéis ver aquí.
La que he hecho, está adaptada de ésta, ligeramente modificada y reducida a la mitad, aproximadamente.

Cookies

Ingredientes:
175g de harina
1/2 cucharadita de sal
1/4 de cucharadita de bicarbonato
115g de mantequilla
100g de azúcar moreno
50g de azúcar blanco
1 huevo L
1 cucharadita de esencia de vainilla
120g de chips de chocolate

Elaboración:
En un bol, mezclamos la harina con el bicarbonato y la sal, y tamizamos.
Batimos la mantequilla con la mezcla de los dos tipos de azúcar. Debemos conseguir una textura suave y cremosa. Hay que batir un buen rato, sobre unos cinco minutos.
A continuación, agregamos el huevo y la esencia de vainilla y volvemos a batir hasta que esté integrado.
Vamos añadiendo la harina tamizada, poco a poco. Yo aquí utilizo las varillas que tienen forma de garfio.
En último lugar, añadimos las pepitas de chocolate y formamos una bola.
Guardamos la bola de masa en la nevera y la dejamos enfríar, como mínimo, una hora. Yo suelo hacer la masa de un día para otro. Hago la masa por la noche, y a la mañana siguiente, horneo.
Con el horno precalentado a 180ºC, formamos unas bolitas con la masa y las aplastamos un poquito.
Al colocarlas en la bandeja del horno es importante dejar espacio entre ellas. Crecen mucho y si no las separamos se nos van a pegar entre ellas.
Horneamos unos 12 o 15 minutos, hasta que la parte exterior se esté dorando.
Las dejamos enfriar en la bandeja y después, las transferimos a una rejilla para que acaben de enfríar.


Si no os convencen estas galletas, podéis encontrar otras recetas para este día:

Un brownie muy romántico...


O unos Red Velvet, que nunca fallan....


Y si os vais a cenar, o tenéis un detalle con vuestras parejas, genial, y sino... No pasa nada, que para eso tenemos ¡364 días más!
Además, no olvidéis que no es solo un día para dos... También podéis decirle a vuestras familias, hijos, amigos o personas especiales lo mucho que los queréis.

Me despido con esta imagen que me gusta tanto... Aunque en mi caso mi corazón chocolate y nutellate! Estoy fatal, si...

A la vuelta de Barcelona, os dejaré el post de la ruta de macarons. ¡Pienso cebarme sin ningún miramiento!
¡Muchos besos a todos!

1 comentario:

  1. Espero que esas cookies hayan llegado bien a Barcelona aunque con la pintaza q tienen igual a estas hora no queda ni una!
    Un beso
    Yaiza ¡Qué cosa tan dulce!

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!